Peluquería Veterinaria

Peluquería Canina

En las estaciones del año en que aumenta la temperatura, a nuestras mascotas hay que retirarles el “chalequito”. Comienzan a aparecer las motas, la suciedad y, peor aún, las pulgas y garrapatas. Para solucionar esto es fundamental tener a nuestras mascotas en un buen estado de salud, apariencia e higiene…y todos estos ámbitos incluyen de forma importante a la peluquería canina. Cada vez es más popular, más accesible y más necesario llevar a nuestras mascotas a la peluquería. Y no solo por un tema de “look”, sino que también por un tema higiénico, ya que una vez en la peluquería, la mascota (ya sea perro o gato) se somete a una revisión completa por el peluquero canino, que idealmente debe haber estudiado su oficio para tener conocimiento de todas las anormalidades que pueda tener la mascota.

Luego se realiza un baño con shampoo especial para perros, según el tipo de pelaje (blanco, negro, cobre, etc.) o estado del animal (extremadamente sucio o con enfermedades de piel), se masajea, se escobilla y se enjuaga con abundante agua tibia; el mismo procedimiento se hace con el bálsamo. Se aplica un baño sanitario y luego se seca con un secador tibio (para evitar quemaduras). A continuación se realiza el corte de pelo, según la raza o según el gusto del dueño de la mascota o simplemente se cepilla y se realiza un brushing (cepillado con el secador tibio).

Luego se cortan las uñas (siempre y cuando están largas) respetando la vena que va dentro de la uña, ya que si se corta esta sangra. Después de esto se realiza una limpieza de las orejas y oídos externos (ya que en los internos la limpieza la realiza el Médico Veterinario), se sacan los pelitos enrollados en el pabellón auricular, se limpian las secreciones y se recortan todos los pelos sobrantes, finalmente se hace el repaso final del corte, sin olvidar también retirar todo tipo de parásitos externos (pulgas, garrapatas, piojos) que deben ya estar muertos con el rocío sanitario que previamente se les aplicó. En resumen la peluquería canina o felina se ha vuelto imprescindible para mantener a nuestras mascotas en buen estado de salud, ya que si se encuentran limpias y libres de parásitos externos, se sentirán bien y junto con ello en un buen estado general, por lo tanto, hace que la presencia de nuestras mascotas sea más grata viéndolos más bonitos, con rico olor y sin parásitos.